Naturaleza salvaje

20.04.2017

Cuarta entrada en mi diario, me parece que voy a decir pocas cosas a este paso, pero la inspiración me viene con cuentagotas, y paso mucho tiempo dedicado a mil cosas como para pararme lo suficiente como para decir lo que siento.

Hoy he estado mirando con curiosidad el trabajo de una escultora e ilustradora llamada Malia Jensen, tiene un espectacular trabajo y sus temas, de lo mas variado, muestra un mundo animal fabuloso.

Este trabajo me ha traído a la memoria cuando fuimos mis dos niños y Esther a hacer una visita al parque natural de Monfrague, en la provincia de Cáceres, muy cerca de Salamanca, donde estábamos viviendo por unos días el verano pasado.

Llegamos pronto al pueblo donde estaba el punto de información, la pequeña neblina del alba aun descansaba sobre los pastos secos y el silencio era un hermano para todos los que pisábamos a aquellas horas tan tempranas ese lugar.

Al cabo de unos minutos de espera vi que desde una colina cercana se acercaba una perra con algo en su boca, me puse feliz, porque creía que había acabado de tener una cría, y los niños podrían ver por fin a un recién nacido con su mama perra, cual fue mi desilusión cuando dejo en el suelo con sumo cuidado aquel recién nacido y pude comprobar que había nacido muerto.

Fue un momento pero para mi paso una eternidad, antes de poderme acercar vino un coche muy despacito pisando la calzada empedrada y paso justo por encima de la cría.

Solo yo estaba presente, solo yo tenia delante de mis ojos aquella escena, la perra entonces se acerco al cuerpo desfigurado de la perrita y empezó a lamerla y a comer de ella.

Fue una de las cosas mas duras que he visto, la perra sin perder tiempo limpio de la calzada los restos y tal como vino, se fue sin dejar rastro.

Esta claro que no fue un cuento con final feliz, pero aprenda lo cruel que se puede tornar una situación por el simple hecho de las casualidades,lo que empezó siendo una mañana tranquila en medio de la nada, se transformo en silencio en una fábula triste.

Los perros siempre me han parecido mucho mas listos de lo que ellos se creen, agobiados por su condición animal supongo que se creen dominados en cuerpo y alma, pero tienen curiosidad de las cosas que desconocen, un día con unos amigos en una Estación de Servicio en Jaca (Huesca) le di una patada a una piedra, no era una piedra normal, era "la piedra", ya que como estaba sola, limpia y "despistada".

Cogí mucho impulso y pude darle con la goma de mi bota tan suave, pero a la vez tan firmemente que empezó a girar en si misma de forma endiablada.

Esa mañana fría, en aquella Estación de Servicio, ocurrió que pasaba un perro paseando solo y tranquilo, al verlo gire suavemente sobre mi, dando la espalda al perro y a la piedra, que giraba y giraba sobre si misma cogiendo mas y mas velocidad, sabia que el perro primero nos miraría a nosotros, y después "sorpresa", se encontraría con al pequeña piedra "misteriosa".

Yo conté para mis adentros hasta 5, estaba en el corro compartiendo la conversación de los amigos, como si nada estuviera pasando, cuando termine de contar el perro ya estaba sentado mirando "la piedra", lo primero que hizo fue acercar su hocico para poder verla mejor, no era una piedra normal, esta "hablando", emitía sonidos, ¿que raro?, pensaría el.

Después de acercarse y detectar con su mirada el movimiento, sus ojos empezaron a seguir aquel movimiento, vi como también su cabeza empezó a "dar vueltas" y como alzaba su pata derecha para parar esa extraña "piedra", fue en ese momento cuando adivine su curiosidad, quería saber si podía atrapar ese movimiento, esa curiosidad por atrapar las cosas, persiguiendolas, y estudiando sus movimientos, nos han servido a todos sin excepción desde hace mucho tiempo, y gracias a esa curiosidad, y a ese estudio de como poseer lo que deseamos, avanzaremos firmes como un mundo unido hacia quien sabe donde.

Quizás la respuesta nos la de el tiempo, quizás la casualidad, quizás un fatal desenlace, o un feliz alumbramiento.

Lo que si veo claro es que no podemos tener una sociedad evolucionada, sin una naturaleza salvaje.