Retoques y series de fotos

16.06.2017

Como nunca escribo de mi trabajo en casa os voy a dedicar un rato. Se trata de comentar que mi colección fotográfica empieza a ser grande, no desmesuradamente grande, pero si abultada. Me cuesta encajar en los álbumes la cantidad de temas y estilos que salen de cada tema, viaje o serie fotográfica que hago, tengo que espaciar en el tiempo el salir con la cámara precisamente por esta razón, no puedo acumular trabajo, seria una perdida de tiempo, espero tener mas en el futuro, tierra preciada donde exista esta joya.

Cada minuto se convierte en un momento irrepetible, donde maquina y mente intentan unir las piezas del puzzle para sacar el significado a a cada momento, no tanto por su situación en el espacio, sino por su significado real y estético, aparte de imposible retardado e inerte, pero necesario... dos situaciones, un resultado, tres situaciones, un resultado, cuatro situaciones, un resultado, el mismo resultado que esa primera situación que nadie recuerda porque nunca ha guardado.

Resultado, esa palabra tan fría que no quiere decir nada pero que nos demuestra que el futuro avanza irremisiblemente sin mirar atrás, basura al fin y al cabo porque la evolución y nosotros nos hacemos cargo de borrarlo, no tanto sobre el papel o los pixeles, sino como tributo que hay que pagar, gran tributo si pensamos, ¿porque siempre nos adelanta el tiempo?, ¿porque no parecernos un poco a el, y dejar que coexista con nosotros, con nuestra luces y sombras, sin importar lo que pase?, imitar el tiempo seria envejecer, no.

El tiempo no tiene dueño, nosotros y cada uno tenemos el poder divino y terrenal de cambiarlo a nuestro gusto, y cada una de las cajas negras que quieren atraparlo son nuestro bastón blanco.

Os pongo un ejemplo de filtro aplicado a un objeto, si os fijáis parece que el sol y sus rayos atraviesan el foco e iluminan la pintura blanca del metal, no, es pura casualidad.

Hasta parece que está debajo del agua.